Animal Liberation Food

Desde Identidad Animal te invitamos a explorar el mundo de la cocina vegana, y conocer una variedad de platos sabrosos, nutritivos y sobre todo libres de crueldad animal.
El veganismo no sólo es un estilo de vida más sano, sino que también implica el respeto hacia los demás animales, y el rechazo a la explotación de aquellos seres que, como nosotros, sienten.

sábado, 13 de abril de 2013

CÓMO HACER GERMINADOS Y BROTES EN CASA


¿Qué son los germinados?
Los germinados son uno de los pocos alimentos que ingerimos cuando aún están vivos, lo cual aumenta enormemente su valor nutricional.
Las semillas germinadas son brotes llenos de vitalidad. Su excepcional cantidad de nutrientes las hace indispensables en una dieta sana, además de aportar su sabor a numerosos platos.
El contenido nutricional de las semillas germinadas es equiparable al de las frutas y verduras, pero las superan en cuanto a su riqueza enzimática y en clorofila, muy importante por su acción antianémica, revitalizante y antitóxica. Todo ello los convierte en alimentos completos que pueden contribuir a corregir las carencias de la alimentación moderna.
Los germinados son únicos ya que están disponibles en cualquier época del año y en cualquier lugar del mundo. Su ciclo de cosecha es de tan solo una semana y su rendimiento muy grande. Con un solo kilo de semillas de alfalfa se producen entre 10 y 14 kilos de germinados frescos.


Propiedades nutricionales
Las propiedades nutricionales de los germinados son altísimas
Por ejemplo en cuanto a proteínas, los germinados de alfalfa, girasol y rabanito poseen un 4%, mucho más que muchas verduras. Los germinados de soja o de guisantes, con un 27% de proteína son comparables al porcentaje de la carne, la leche y los huevos, pero sin el gran contenido en grasa.


Los germinados de cereales y algunas semillas como el trigo y las pipas de girasol, son ricos en grasas. Mientras la grasa de la harina y el germen de trigo se enrancian muy rápidamente, las grasas en los germinados duran semanas. El tan afamado aceite de germen de trigo es roto en fracciones de ácidos grasos esenciales de los cuales más de un 50% es Omega 6. Mientras que el aceite de girasol es la mejor fuente de ácidos omega 6, los germinados de girasol hacen esas grasas más digestivas y asimilables.

Propiedades terapéuticas
Los germinados son sobradamente conocidos porque ayudan a prevenir enfermedades.
1.   Favorecen los procesos de desintoxicación y depuración.
2.   Fortalecen el sistema inmune.
3.   Combaten la acción de los radicales libres.
4.   Estimulan la secrección del páncreas.
5.   Facilitan la digestión al activar los procesos de regeneración y desinflamación del aparato digestivo.
6.   Mejoran el funcionamiento intestinal y fortalecen la flora intestinal.
7.   Rebajan el índice de colesterol.
Favorecen en general el metabolismo por su acción reconstituyente.

¿Qué se necesita para hacer germinados en casa?
-1 frasco de vidrio de un litro con boca ancha.
-3 cucharadas de semilla bien lavada (lenteja, soya, trigo, amaranto, alfalfa, garbanzo, etc. )
-1/2 litro de agua.

Procedimiento para realizar germinados
Las semillas se lavan y se colocan en el frasco con agua (tres veces su volumen). La boca del frasco puede cubrirse con una tela delgada de media o gasa para que no entren los insectos.
El frasco se deja en un lugar obscuro y cálido: de 10 a 12 horas para la alfalfa, de 12 a 15 horas para las lentejas y soya.
Luego se escurre el agua (la tela evitará que salgan las semillas) y se enjuagan bien con agua tibia.
Se acomodan los granos a lo largo de la pared del frasco y se vuelven a colocar en un lugar oscuro y cálido, enjuagándolos dos o tres veces los primeros días y luego una vez al día.
Cuando los brotes tienen de 2 a 3 centímetros de largo se exponen a la luz solar indirecta por espacio de unas 2 horas para que las hojitas se pongan de color verde. Esto favorece el aumento de vitamina C y toman un sabor más agradable.
Si lo desea puede eliminar las cáscaras (capas exteriores) de las semillas antes de comer los brotes. Se colocan en una cubeta con agua y entonces las cáscaras flotan y se recogen en la superficie, mientras que los brotes se van al fondo.
¡Los germinados están listos para consumir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario